Alimentación para el Espíritu

     Cuando te dispones a comer, en lo personal trato de combinar varios aspectos a la hora del ritual alimenticio, vital para proteger la vida y nuestro vehículo (el cuerpo) y nuestra mente, ya sea el desayuno, almuerzo o cena… Primero que nada busco paz y tranquilidad, para eso ubico un lugar acogedor, calmado y sin ruidos, en el que no vaya a tener ningún tipo de interrupción y alejado de gente tóxica (se quejan de todo, hacen comentarios negativos y difamatorios y no aportan conversaciones constructivas o productivas), si es posible estar en compañía de una persona especial, mejor todavía; agradezco a Dios por los alimentos y a quien los haya preparado-cocinado, y luego me dispongo a disfrutar de ellos (sin el celular en la mano, ni PC, ni TV cerca); trato en la medida de lo posible sean balanceados (proteínas, carbohidratos y vegetales) y que contengan los siete sabores o sazones necesarios en nuestra vida, que generarán armonía espiritual (para mi lo es) como lo son: el dulce, lo salado, lo agrio, lo amargo, lo acido, lo picante y lo umami (sápido); no se pueden eliminar de nuestra dieta, se deben consumir moderadamente a lo largo del día, como por ejemplo: tomar el café sin azúcar con un muffin con chispas de chocolate (el café sería amargo y el muffin demás está decir qué es). Todo en nuestra vida debe tener un equilibrio, ya que así como se hace adentro se hará afuera; así como se hace arriba, se hará abajo; somos lo que pensamos y comemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s