4.- ¡Aprende! – Decálogo del Resiliente

     Todo, absolutamente todo en la vida se basa en el aprendizaje y en la significancia que le demos a lo aprendido, y obviamente mientras mayor haya sido el impacto de lo sucedido en nuestras vidas, mayor aprendizaje puede ser el obtenido. Muchas veces puede que nos preguntemos por qué nos suceden las cosas y hasta responsabilicemos a Dios de los acontecimientos o del porqué merecemos o nos pasa esto o aquello; pocos son aquellos que saben preguntarse a sí mismos: ¿para qué?…Cerebro1

     Vivimos o contemplamos diversos cambios en nuestras vidas, algunos mucho más demandantes o apremiantes que otros, pero que al final, terminan reestructurando la plasticidad cerebral (desaprender-aprender), generando cambios en el mismo que pueden traer como consecuencia el desecho de información que ya no es necesaria para nuestro cerebro o el almacenamiento de otros datos en un sector del cual simple y llanamente estarán resguardados para cuando sea necesario utilizarlos, tal como en el caso del decálogo de recordar-olvidar, acceder a cierta información cuando nos sintamos tristes, reencuadrando con un recuerdo alegre o feliz; todo lo que sucede en la vida tiene un porqué, el cual en definitiva es que adquiramos nuevas o mejores herramientas para poder afrontar la adversidad, tener soluciones oportunas y efectivas a problemas, fortalecernos y obtener mayor sabiduría, necesaria para poder llevarnos por la vida, la inteligencia por sí sola deja de ser suficiente si olvidamos fortalecer nuestra alma, nuestro espíritu que siendo la vida maestra por excelencia, nos colocará o repetirá las lecciones de vida que hayamos reprobado con anterioridad o que hayas “huido” de ellas. Todos tenemos un propósito en la vida, por eso que las adversidades, las tormentas, las flaquezas, las contradicciones, son necesarias para el fortalecimiento y evolución personal de todos y cada uno de nosotros, se entiende que a veces pensamos que cada vez son más y más demandante las lecciones, pero jamás habrá algo que tengas que hacer que Dios no te haya dado los recursos, inteligencia, amor, voluntad y sabiduría para afrontar, simplemente debes escuchar tu interior y podrás salir airoso de cualquier situación o circunstancias, pero una vez más, lo importante de todo es aprender de lo sucedido para así evitar cometer los mismos errores, poder fortalecernos, hacernos más sabios y volver a confiar en nosotros y los demás, conociendo o habiendo aprendido la invaluable lección por la que podamos haber acabado pasar.

“El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse.” Wiston Churchill

Referencias Bibliográficas:

Sambrano, J., (2014), “Resiliencia: Transformación Positiva de la Adversidad”, Caracas: Editorial  Alfa

Pittaluga, C., (2015), “Liderazgo Resiliente: La Innovación en Entornos Adversos”,    Caracas: Editorial Galac.

Anuncios

Un comentario en “4.- ¡Aprende! – Decálogo del Resiliente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s