8.- ¡Perdónate! – Decálogo del Resiliente

     ¿Has escuchado alguna vez la expresión “perdona no porque la persona lo merezca sino porque mereces paz”?, pues imagínate todo lo que podrías alcanzar o lograr perdonándote a ti misma. Muchas cosas son las que pueden haber sucedido en nuestras vidas, a lo largo del camino transitado, errores cometidos, decisiones equivocadas y de seguro en muchas de esas veces te has recriminado, reprochado y castigado por los sucedido, pero te digo algo, muchas veces las cosas que suceden en parte no son nuestra responsabilidad ni mucho menos están bajo nuestro control, asimismo, todo, absolutamente todo lo que sucede nos permitirá desarrollar nuevos recursos internos y/o externos, fortalecer los existentes, aprender y desarrollarnos como seres, evolucionar a un punto del cual no podremos regresar, siempre y cuando hayamos aprendido de lo sucedido,  comprendido que todo fue o pasó para que maduráramos, creciéramos personal, profesional y espiritualmente, y seguir adelante con nuestras vidas. Hay que evitar que terceros nos juzguen por las decisiones tomadas o nos endosen la responsabilidad de lo acontecido o sucedido, sobre todo en relaciones interpersonales, ya que todos los que están envueltos o involucrados en la misma, son corresponsables, así que todos y cada uno, si al ver vamos, tienen una cuota de responsabilidad; sin embargo, no se trata de buscar los “culpables” sino de aprender de lo sucedido, ver la diferencia entre las cosas que podemos cambiar y aceptar las que no, y adaptarnos fortalecidos, superiores a la persona que éramos anteriormente. “El perdón pone fin al sufrimiento y a toda sensación de pérdida.”, pero el perdón debe empezar por nosotros, insisto en esto ya que moralmente no podemos dar hacia los demás lo que no nos damos a nosotros mismos, por ejemplo: si no nos amamos, respetamos, valoramos, cómo hacerlo hacia los demás. Verdaderamente el perdón liberta y liberta, “imagínate cuán hermosos te parecerán todos aquellos a quienes hayas perdonado.”, empezando por ti misma. Sé que es bastante demandante el asunto, sin embargo es justo y necesario, nunca la venganza o rencor serán buenos para el alma y corazón (mucho menos para las personas que lleguen a tu vida luego de un duelo), por ende, hay que perdonarse y luego, como dicho en un artículo anterior sobre el olvido, el mismo ayudará y permitirá que podamos perdonar a los demás que hayan causado daño a nuestros seres físicos o etéreos, ya que “perdonar es el privilegio de los perdonados.”, porque “el miedo aprisiona, el perdón libera”.

CH9rGAeUAAAjn4k
Referencias Bibliográficas:

Sambrano, J., (2014), “Resiliencia: Transformación Positiva de la Adversidad”, Caracas: Editorial  Alfa

Anuncios

Un comentario en “8.- ¡Perdónate! – Decálogo del Resiliente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s